Departamento Barrancas

Ubicación: Nordelta, Provincia de Buenos Aires
Proyecto y Dirección: Arq. Ekaterina Künzel y Arq. María Belén García Bottazzini

Construcción: Constructora Correa

Jefatura de Obra: Fernando Haller

Colaboradores: Arq. Andrés Conde Blanco, Ariel Correa

Fotos: Daniela Mac Adden
Superficie del terreno: 500m2
Superficie construida: 236m2
Año de construcción: 2019

La casa se proyecta para un terreno en un barrio cerrado inaugurado recientemente dentro Nordelta, un emprendimiento urbanístico que reúne más de veinte barrios cerrados y se ubica en el partido de Tigre a 23km de Buenos Aires. La superficie del lote es de 500m2 con un frente de 16m y una profundidad de 32m. Las reglamentaciones propias del barrio determinaban un área construible delimitada por dos retiros laterales de 3m, un retiro de frente de 5m y un retiro de fondo de 10m.

Los comitentes son una pareja joven (Belén, coautora de esta obra, y Martín) con el deseo de formar una familia.

Se determinó resolver una casa de tres dormitorios con cocina y comedor integrados al área social, generoso semicubierto para la parrilla, hogar interior, pileta, sector semicubierto para guardar dos autos bajo techo, dormitorio principal en suite con vestidor y baño compartido para los otros dos dormitorios. Se planteó desde un primer momento priorizar las relaciones espaciales en pos de enrriquecer la vida social y la participación en actividades compartidas.

En cuanto a los requerimientos estéticos, estaban interesados en el uso del hormigón a la vista combinado con negro para los exteriores y el área social y, para los dormitorios buscaban una estética más tradicional de paredes revocadas y pintadas y solados de madera.

La estrategia proyectual consistió principalmente en descomponer el volumen total de la casa para que, desde ninguna de sus fachadas se percibiera la altura total de la construcción como un todo macizo que, siendo una edificación de dos niveles, en un lote corto iba a percibirse como un volumen basto y pesado. Logramos dicha fragmentación mediante la distribución de las masas, alternando espacios llenos (cubiertos) y vacíos (semicubiertos) con el fin de que la casa no se percibiera desde el exterior como un volumen compacto, sino que diera más bien una impresión de permeabilidad.

Como sabíamos que en la planta baja debíamos alojar pocos metros cubiertos, decidimos generar visualmente una planta baja libre y un volumen contundente (conformado por la planta alta) que se eleva sobre el terreno como un artefacto limpio apoyado sobre cuatro patas de hormigón. Bajo la sombra de este prisma flotante se desarrollan todas las actividades sociales de la vivienda. La estrategia visual consiste en ocultar desde afuera el volumen construido en planta baja. Es decir, el área social, el acceso y el lavadero. Para camuflar estos sectores se decidió pintar de gris oscuro todos los tabiques de la planta baja, excepto las cuatro patas de hormigón sobre las cuales se posa el volumen del primer piso. Además, se logra ocultar las áreas construidas desde el frente retrasando el volumen de acceso y lavadero tras un gran semicubierto para el ingreso de los vehículos. Luego, un patio profundo separa aún más el área social de la calle resultando así imperceptible. A un lado del patio se encuentra el volumen vidriado de la escalera y el acceso a la casa (pintado de gris oscuro hacia el frente) y hacia el otro lado se encuentra el sector parrilla separado y resguardado desde la calle mediante el volumen que aloja el lavadero, también pintado de gris oscuro. Hacia el fondo del terreno, frente al jardín y a la pileta se ubicó una franja donde se aloja el área social de la casa. Dentro de la misma, hacia la izquierda y en relación al acceso, se encuentra el living y; hacia la derecha y en relación al espacio semicubierto de la parrilla, aparece la cocina y el comedor. Living y cocina-comedor se encuentran integrados y a la vez sectorizados mediante un elemento escultórico colgante de hormigón que resuelve el espacio para alojar la televisión y el hogar-chimenea que aparece de esta forma como el corazón del área publica de la casa.

Como disponíamos de poca superficie de espacio verde en relación al volumen que necesitábamos ocupar con la vivienda y nuestra intención era generar una atmosfera interior en la que se percibiera constantemente el contacto con la naturaleza, ubicamos el área social en franca relación al jardín e introdujimos un gran patio central que estructura la planta de la casa y nos permite alternar espacios cubiertos y semicubiertos. De esa manera, el exterior se hace presente en cada espacio del proyecto de una manera controlada y generando una sensación de resguardo.

La planta alta se alcanza luego de atravesar un espacio en doble altura que mira hacia el patio interior mediante un aventanamiento de piso a techo. Hacia el frente se ubican los dos dormitorios secundarios, la circulación que conduce a los mismos incorpora un escritorio que, también mira hacia el patio y a su vez hacia el fondo del terreno. El dormitorio principal se desarrolla, a la derecha del patio central y remata en una gran terraza que toma todo el ancho del lote y se resguarda del sol mediante una pérgola que cierra visualmente desde el exterior el volumen flotante del primer piso como un prisma consolidado.

El patio otorga a todos los ambientes luz y amplitud visual y la vegetación que allí se desarrollará brindará a su vez privacidad y regulación climática a la vivienda.

Sustentabilidad

Si bien la casa prevé una conexión para en un futuro conectar paneles solares en la azotea inaccesible de la vivienda, lo más importante a destacar en este y cualquier diseño son los principios pasivos de sustentabilidad. Es decir, todo aquello que podamos mejorar en cuanto a la eficiencia energética de la casa desde el diseño y la arquitectura.

En este proyecto incorporamos los siguientes principios del diseño sustentable:

-Ventilación Cruzada: La casa posee aventanamientos en todos sus extremos que, al abrirse, generan una corriente de aire. Dicha corriente al circular por la vivienda provoca una refrigeración más efectiva que cualquier equipo de aire acondicionado debido al gran caudal de aire en circulación.

-Vegetación Frondosa: Al incorporar un patio con un árbol en el centro de la vivienda lo que se logra es generar un microclima que reduce la amplitud térmica y ayuda a extraer el calor del interior durante el verano. La sombra de la copa del árbol (cuando el mismo esté desarrollado) actuará como una sombrilla que protegerá con su sombra a la casa de la incidencia solar. Elegimos el jacarandá, más allá de su belleza, porque es un árbol caducifolio que actuará como parasol en verano pero que en invierno nos permitirá beneficiarnos de la radiación solar y a su vez es una de las especies más eficientes en la absorción del CO2 lo cual nos pareció muy adecuado para convertirlo en el pulmón de la casa.

-Incorporación de Masa de Agua: En este caso se trata de la pileta ubicada en el jardín, próxima al área social. Un espejo de agua cercano a una vivienda que cuente con ventilación cruzada genera un efecto de corriente de aire que absorbe el calor del interior y lo libera hacia arriba. El espejo de agua ubicado en un jardín y rodeado de vegetación genera un microclima fresco, un pequeño oasis.  Este microclima se genera gracias a la humedad que aporta el espejo de agua. La humedad es la responsable de que se reduzca la amplitud térmica. Por lo tanto, las temperaturas no ascenderán tanto en verano ni descenderán abruptamente en invierno.
 

-Aislación térmica: Si bien a simple vista la casa se percibe como una casa de hormigón a la vista sin ningún tipo de aislación térmica, esto no es así. Toda la casa cuanta con doble vidriado hermético y en la planta de los dormitorios, donde se requiere de mayor aislación los muros exteriores de hormigón están enchapados hacia el interior y separados del concreto mediante una aislación de lana de vidrio. La azotea de la vivienda cuenta con una aislación térmica tradicional y todos los vidrios que no están protegidos por el follaje del árbol del patio se encuentran protegidos de la radiación solar mediante la incorporación de aleros.

-Ponderación de las cualidades materiales: Si bien es sabido que el hormigón armado no es un buen aislante térmico, tiene otras cualidades más allá de su capacidad portante y su plasticidad a la hora de realizar estructuras. Una de ellas es que, al ser una piedra artificial, funciona muy bien conduciendo el calor. Por lo tanto, se desempeña óptimamente con un sistema de calefacción por losa radiante, calentándose primero y luego entregando el calor a los ambientes. Sin generar la perdida de energía que sobrevendría al tener que atravesar materiales absorbentes.